Después de vivir en agonía, de oprimirse el pecho día con día; después de dudar, llorar y amar, comenzó el día una vez más…

Después de olvidar empezó a recordar, después de vivir a sobrevivir, a buscar sin cesar su bienestar era imposible no querer explotar.

Cambio la rutina se quería salvar, perdió la energía y su felicidad, esperaba el momento de poder compartir, olvidar las perdidas y ser feliz.

Pero el pasado lo quiso asechar, le hablo de promesas de poco fiar, le contó los peligros de compartir y las desdichas que trae ese vivir.

Al llega la noche la luna volvió y aquella sombra perdió, con gran inocencia se enamoró. ¿En el amor no existe incapaz? pregunta la sombra en la oscuridad.

Anuncios