Envuélveme en sábanas blancas,
Bésame los miedos,
provócame los suspiros.

Quítame el aroma,
permíteme mojar tu cuerpo con mis gotas de sudor;
permíteme abrazarte cuando me quede el último aliento.

Y ahí sucede;
cierro los ojos y conozco otros mundos.
Me lanzo al precipicio,
donde siempre me esperan tus brazos.

Te consumo, te disfruto, y despierto.

El sol me da en la cara y entre él
encuentro tu sonrisa y nuestra complicidad.

Nicole Muñoz.

Anuncios