El 1 de febrero de 1908, el rey de Portugal, Carlos I fue acribillado a manos de la organización terrorista Carbonaria. De igual modo su hijo Luis Felipe I fue herido de gravedad. El rey Carlos I murió al instante, mientras que el príncipe Luis Felipe I sobrevivió sólo 20 minutos más. Aunque no fue coronado rey legítimamente, por la sucesión automática a Luis Felipe I se le atribuye el reinado más corto de la historia, con tan sólo 20 minutos en los que se debatió entre la vida y la muerte.



Anuncios