Callado como multitud en medio baile

cediendo el paso a las sombras

pasean revoloteando en el horizonte

los miedos que inyecto la dama.


Hundiéndose en los recuerdos

noches acaloradas de sol tenue

cierra los ojos y ve a su lado

un alma para hablar y ser él.


Sonríe a tantas ilusiones sentidas

camina escondiendo los ojos

ojos que fueron alguna vez de ella

ella que anduvo a su espera.

Anuncios