Para quienes nacimos en el siglo XX seguramente habremos escuchado en más de una ocasión que el ser humano sólo es capaz de usar el 10% de su capacidad total. Esta idea se ha repetido tantas veces que la hemos adoptado como un hecho real aunque hasta el momento no haya una sola prueba científica que lo demuestre.
Este mito al parecer surgió a principios del siglo XX y aunque no se sabe con claridad quién lo propició, al menos el científico Albert Einstein y el escritor Dale Carnegie fueron los principales difusores de esta teoría.
Quienes respaldaban este mito argumentaban que según los primeros estudios de resonancia magnética mostraban que la mayor parte del cerebro se encuentra sin actividad aparente. Lo que ellos no sabían era que estas áreas “sin actividad” son las áreas de asociación, gracias a las cuales podemos llamar a las cosas por su nombre, reconocer las letras, poder vestirnos, etc. Si bien es cierto que no usamos el 100% de la capacidad cerebral de forma simultánea, sí se usa en su totalidad durante el transcurso del día.
Si la teoría del 10% fuera cierta, entonces tendríamos la misma inteligencia de una cabra, ya que ellas tienen en proporción el 10% del cerebro humano.
O bien, si una bala entrara a tu cerebro no habría daño alguno, ya que seguro entraría en el 90% de cerebro inservible, y claramente sabemos que esto no es así.
No por nada el cerebro es el órgano que en proporción consume más energía , ya que aunque el cerebro sólo representa el 2% de la masa total de cuerpo humano, recibe el 15% de toda la sangre que bombea el corazón.
Anuncios